domingo, 5 de marzo de 2017

San Onofre, nuestro Santo Negro

Ubicado en la salida de nuestro barrio a La Rinconada, bajo el puente que salva el arroyo Tamarguillo, la ronda Supernorte y antes de la vía del tren, en la parte más lejana al barrio, cerca del campo de Rugby y de los viveros, está este templete o humilladero originalmente dedicado a San Onofre y que, según el catedrático de Historia del Arte Diego Angulo Íñiguez, data de finales del siglo XV, en el reinado de los Reyes Católicos. 


Es una construcción a cuatro aguas con arcos góticos apuntados rematados con puntas de diamantes y un baquetón que los recorre enmarcándolo. En el interior, cuatro semicolumnas adosadas con basa y capitel de mocárabes, donde terminan las nervaduras de un arco de crucería que sostienen un "pinjante de muqarnas" a la manera granadina. Se corona con una doble cruz papal, expresamente traída del chapitel de la torre mirador derruida, del monasterio de San Jerónimo de Buenavista (actualmente en el Monasterio solo se conserva la torre de la antigua iglesia, pero recordemos que originalmente contaba con dos torres).



Actualmente cuenta con una figura elaborada en hierro fundido de un Corazón de Jesús (de color negro, de ahí su sobrenombre de Santo Negro), pero originalmente se cree que contaba con una dedicada a San Onofre.


En la época de su construcción, eran frecuentes los templetes en Sevilla, aunque en la actualidad solo se conservan dos: El de la Cruz del Campo y éste.

Durante muchos años estuvo integrado en el interior de una venta, por lo que estuvo prácticamente olvidado, hasta la demolición del edificio en 1.914, que lo dejó de nuevo al descubierto. Su última restauración se realizó en 2.013, a cargo de ADIF, propietaria actual del terreno.


Sorprende la cantidad de devotos con las que cuenta, y al que nunca le faltan flores, pese a la pésima ubicación, y peor acceso, pues para llegar a él hay que bajar una escalera desde el puente, desde el que apenas se ve este templete, o bien rodeandolo por el sendero cruzando a más de 1 km.


A pesar de ello, cuenta incluso con una romería que, tras misa en la parroquia de San Jerónimo, peregrinan desde dicha iglesia al Monasterio de San Jerónimo, Parque del Alamillo, Cruce Ronda Supernorte, Sendero peatonal y llegada al Templete.

Romería a su paso por Parque Alamillo

No hay comentarios:

Publicar un comentario